En general, es difícil darse cuenta de que una una mujer se encuentra en una situación de violencia. Incluso a la persona misma, a veces le cuesta notarlo. La mayoría de las personas no lo comenta con nadie. Y, en muchos casos, están convencidas de que ese es el trato que merecen. Por eso, es importante prestar atención, conocer los tipos de violencia y meternos: es el entorno el que puede sostener. 

Te compartimos algunas claves:

Escuchala y creele

Empezá por escuchar atentamente. La primera escucha tiene que ser activa y empática. SIEMPRE CREELE. Otrxs podrán juzgarla de exagerada o minimizar lo que le pasa. Pero vos, animala a hablar y guardá su secreto.

Hacele saber que estás

Hacele saber que estás, aunque sea con un “buen día”, incluso si hay días que parece no querer hablar.

Respetá sus tiempos y decisiones

Pregúntale si podés ayudarla con algo o qué necesita. Dale tiempo y respetá su autonomía.

¿QUÉ NO HACER?

No preguntes ¿qué pasó? o ¿qué hiciste?. No te ofrezcas a arreglar las cosas por ella. No le digas qué hacer ni tomes decisiones por ella. Es CLAVE que pueda decidir lo que quiere hacer.

Recomendaciones para acompañar a una mujer que quiere denunciar una situación de violencia de género

Acompañala

En el contexto actual, es clave que no vaya sola. ¿Por qué? Si bien le puede tocar un servicio que se tome el trabajo de escucharla, tomar la denuncia y orientarla, lo que frecuentemente pasa es que intenten disuadirla de hacerla.

Escuchá junto a ella lo que le digan

Son momentos en que el aturdimiento es grande. Alguien que escuche y pueda ayudarla a recapitular después es clave. Al mismo tiempo, la declaración es una instancia para estar atentxs a que no se ejerzan atropellos de violencia institucional.

Buscá asesoramiento integral

En lo posible, intenta acercarte a alguna organización de la sociedad civil o del estado que pueda acompañarla. Para transitar la situación, es importante conocer la hoja de ruta una vez que se radicó la denuncia: advertir los posibles escenarios, contar con apoyo psicológico y social, apoyarse en una red cercana.

Llamá y/o escribí al 144

Consultá cuál es la organización más cercana, averiguá días y teléfonos de atención y, ante todo, verificá el recurso para luego ofrecérselo. 

Contactate con el 144 para que te informen y asesoren las 24 horas de manera gratuita, los 365 días desde todo el país.

Si estás en emergencia llama inmediatamente al 911 o al n° de la policía de tu localidad.

Si no puedes hablar, podés escribir por WhatsApp al 1127716463 o vía mail a linea144@mingeneros.gob.ar.

Son nuestras redes de apoyo las que pueden salvarnos, realizando la primera escucha podemos acompañar su proceso autónomo pero no por eso en soledad.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite al recordatorio mamario