Cáncer, una palabra cargada de prejuicios: ¿cómo cuidarse frente a un diagnóstico de Cáncer de Mama?

image

El Cáncer de Mama sigue siendo, aún hoy, la principal causa de muerte oncológica en las mujeres a nivel mundial. Una de cada ocho mujeres puede ser detectada con esta enfermedad a lo largo de su vida. Solo en Argentina más de 5600 mujeres mueren al año. Pero, ¿qué recomendaciones se les puede hacer a aquellas mujeres que son diagnosticadas con Cáncer de Mama? ¿Cómo se puede cuidar un cuerpo ya diagnosticado con esta enfermedad que, detectada a tiempo, es curable en más del 90% de los casos?

Desde Fundación Avon conversamos con Carola Allemand, MN 114058, especialista en Mastología. Presidente y co-fundadora de la Fundación Proyecto Mujer, además de ser miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Mastología, es parte de la planta del Hospital Italiano de Buenos Aires. Conocé, en sus palabras, cuáles son los cuidados recomendados durante el tratamiento, los prejuicios vinculados a una palabra como “cáncer” y consejos para el entorno de una persona diagnosticada con Cáncer de Mama.

¿Cuáles son los cuidados recomendados para una persona diagnosticada con Cáncer de Mama?

En las mujeres que han atravesado un cáncer de mama, se recomienda mantenerse tan saludable como sea posible: controlar su peso, mantenerse físicamente activas y alimentarse bien. Estos cuidados pueden ayudar a la protección de otros problemas de salud.
La alimentación es fundamental. La actividad física también. Los estudios han descubierto que las sobrevivientes de cáncer de mama que consumen una mayor cantidad de verduras, frutas, granos enteros, pollo y pescado tienden a vivir por más tiempo que aquellas que consumen más azúcares refinadas, grasas, carnes rojas (vaca, cerdo y cordero) y carnes procesadas (como jamón cocido, salchichas y embutidos).
Se debe limitar el consumo de bebidas alcohólicas, unos tragos a la semana aumentan el riesgo de una mujer de padecer cáncer de mama.

En las mujeres que han atravesado un cáncer de mama, se recomienda mantenerse tan saludable como sea posible.

¿Cuáles son los prejuicios que percibís alrededor de la enfermedad una vez que es diagnosticada?

Según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), el cáncer de mama es un problema importante para la salud de las mujeres argentinas, ya que es la primera causa de muerte por tumores en mujeres. Anualmente, se producen 5600 muertes por esta enfermedad y se estima que se producirán más de 19.000 nuevos casos por año, lo cual representa el 16,8% del total de incidencia de cáncer en Argentina.
La idea general es garantizar el acceso a todas las mujeres y que el cuidado sea continuo, integral, adecuado y oportuno para la detección precoz del cáncer de mama.
Creo que muchas veces esto no se logra por diferentes cuestiones, algunas relacionadas al acceso a la salud, otras al conocimiento del autocuidado y a la información sobre cuándo realizar los controles mamarios. También es súper relevante garantizar el acceso al mejor tratamiento y sobretodo en el momento oportuno.

Anualmente, se producen 5600 muertes por esta enfermedad y se estima que se producirán más de 19.000 nuevos casos por año, lo cual representa el 16,8% del total de incidencia de cáncer en Argentina.

¿Qué le dirías a un o una paciente recientemente diagnosticado/a con Cáncer de Mama?
Muchas personas piensan el cáncer como una sentencia de muerte. Así es como la gente lo vive. Pero la realidad es que no es así. El cáncer ya no es una enfermedad incurable. En nuestro entorno, un número considerable de personas han sido curadas o viven con el cáncer como una enfermedad crónica. Aunque sabemos que el diagnóstico de cáncer de mama puede generar sensaciones fuertes, que incluyen la preocupación, el alivio, la culpa y el miedo, muchos pacientes aprovechan el diagnóstico para realizar cambios positivos en cuanto al estilo de vida.
Sabemos que cuatro de cada diez cánceres del adulto se pueden prevenir cambiando hábitos de vida: una dieta más saludable, ejercicio frecuente, dejar el tabaco, etc. Por lo tanto, es muy importante que luego del diagnóstico trabajemos juntos para mejorar el estilo de vida. Es importante acompañarlos, ya que ante un diagnóstico como este, es mejor transitarlo con ayuda. Actualmente, no sólo importa cuánto más sobrevive los pacientes sino también la calidad de la sobrevida.

Sabemos que cuatro de cada diez cánceres del adulto se pueden prevenir cambiando hábitos de vida.

¿Cómo puede acompañar el entorno a una persona que fue diagnosticada con Cáncer de Mama?
El cáncer es un problema que afecta a todo el grupo familiar, aunque cada uno lo afronta de manera diferente. Es fundamental la comunicación con la familia y amigos para poder contar sus miedos y preocupaciones, dudas acerca de la enfermedad, los tratamientos y los pasos a seguir. Muchas pacientes y familias se irán adaptando por sí mismas a los cambios que la enfermedad supone y a las diferentes etapas del tratamiento, pero otras requieren ayuda terapéutica. Por tal motivo existe la Fundación Proyecto Mujer, para acompañar y sostener desde diferentes lugares: ofrecemos grupos de apoyo, historias de otras mujeres o varones que pasaron por la misma situación para generar red, una comunidad de pacientes que se apoyan mutuamente.

¿Cómo influye lo emocional en el proceso de recuperación?
Hablar de cáncer de mama es hablar de una enfermedad compleja tanto física como psicológicamente. Afrontar los muchos retos que supone su diagnóstico, como los tratamientos prolongados e intentar combinar las responsabilidades familiares, los compromisos con el entorno y el trabajo, puede tener una repercusión significativamente negativa.
Por lo tanto, es importante que transiten la enfermedad dándole lugar a favorecer su bienestar emocional conservando su sentido del humor, por medio de alguna actividad artística o la realización de actividades que le procuren placer y el tener confianza en alguien que te pueda contener.

¿Qué porcentaje de pacientes supera el tratamiento?
Actualmente, el panorama cambió significativamente. En los pacientes con cáncer, en general, se evalúa la tasa de sobrevida a cinco años. En aquellos con tumores en estadios iniciales la tasa es de 90%, esto significa que las mujeres que padecen este cáncer tienen, en promedio, alrededor de 90% de probabilidades, en comparación con las mujeres que no padecen este cáncer, de vivir al menos cinco años después de recibir el diagnóstico. Esto cambia radicalmente cuando el diagnóstico es tardío, en estadios más avanzados, donde la sobrevida es del 30-40%.

¿Cuál fue tu mayor aprendizaje como profesional en torno al prejuicio que se tiene socialmente acerca de la supuesta gravedad de esta enfermedad? ¿Encontrás un estigma en la palabra “cáncer”?
Como dije anteriormente el cáncer ya no es una enfermedad incurable para muchos pacientes. Sabemos que es un problema de salud de gran repercusión en la población femenina por su alta incidencia y mortalidad, siendo la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres. Pero su pronóstico ha mejorado notablemente en los últimos años. Una filosofía que Hortobagyi, ex-presidente de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), resume en la idea de que: “curar el cáncer es necesario, pero ya no es suficiente”. Para la mujer, por lo tanto, el cáncer de mama no es sólo un problema médico, sino que también es un problema que tiene una incidencia psicológica, emocional y social grave. El tratamiento eficaz requiere un enfoque profesional multidisciplinar y holístico. Este tipo de colaboración y acción por parte de la sociedad en su conjunto es necesario para promover cambios en el sistema de salud que resulten en una mejora de los servicios y en consecuencia de la calidad de vida.

El cáncer ya no es una enfermedad incurable para muchos pacientes.